ANFORA pone a prueba las capacidades de los equipos de defensa NBQ

Tal y como indica el Ejército de Tierra de España en su portal, el pasado mes de junio (del 26 al 30 de Junio) se celebró en las instalaciones de La Marañosa, Madrid, el ejercicio ANFORA.

Con la participación del Regimiento de Defensa NBQ “Valencia” nº 1 y del Departamento de Defensa NBQ y Materiales Energéticos de la Subdirección General de Sistemas Terrestres del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), el ejercicio ANFORA planteó 3 escenarios de elevada dificultad técnica y operativa para medir las capacidades de los equipos de defensa NBQ.

Como señala el Boletín del Ejército de Tierra “..las actividades contemplaron desde el planeamiento y ejecución de operaciones de reconocimiento inicial y transferencia de escenarios entre un equipo de reconocimiento y el equipo especializado en Muestreo e Identificación de Agentes Biológicos, Químicos y Radiológicos (SIBCRA)”.

En una segunda fase “La Unidad de Apoyo a la Descontaminación se encargó de la descontaminación a la salida de los escenarios, tanto del personal como del material y los contenedores de las muestras tomadas”.

Y finalmente “..se realizó la escolta técnica de las muestras y el procedimiento de entrega de las mismas al laboratorio encargado de su análisis posterior, para garantizar la cadena de custodia”.

En definitiva, ANFORA supuso un completo ejercicio de puesta en práctica de los protocolos de actuación ante un ataque o incidente con agentes químicos, biológicos y radiológicos por parte del Ejército de Tierra de España, con el objetivo de medir las capacidades de los equipos de Defensa NBQ.

El creciente riesgo de amenazas o incidentes con agentes químicos (TICs o CWAs), biológicos y radiológicos hace necesario la continua preparación y adecuación de las unidades de primera respuesta NBQ (tanto militares como civiles) que permitan asegurar una capacidad de respuesta eficiente y efectiva que minimice los riesgos para la población de este tipo de ataques o incidentes.

En este contexto, asegurar una capacidad de Descontaminación efectiva es crucial. En un ataque o incidente con agentes químicos (TICs o CWAs), biológicos o radiológicos nos encontramos con un amplio abanico de afectados: personas, vehículos, materiales, terrenos o materiales sensibles.

Cada uno de ellos requiere un protocolo de descontaminación específico, que permita una descontaminación efectiva y eficiente que asegure tanto su propia integridad como que evite la contaminación cruzada desde el afectado a otros escenarios no contaminados.

La realización de ejercicios como el ANFORA es de vital importancia para asegurar que las capacidades de los equipos de Defensa NBQ y en particular las capacidades operativas de descontaminación están preparadas para hacer frente a cualquier amenaza o incidente de agentes químicos (TICs o CWAs), biológicos y radiológicos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top