Objetivo nº 1 en cualquier incidente NBQ: Salvar Vidas

Las Nuevas Amenazas para las infraestructuras ferroviarias, fue el tema central del seminario organizado en Nueva York por parte de Domestic Preparedness (DomPrep) y al que asistieron representantes del Department of Homeland Security, oficiales de fuerzas y cuerpos de seguridad de US, expertos en inteligencia, etc.

En este contexto, el capitán Bobby Baker del Dallas Fire Rescue, ha publicado un muy interesante artículo con el título “The Key to Saving Lives in CBRNE Events”.

El capitán Baker analiza en su artículo la necesidad de extender la cobertura que los denominados Joint Hazard Intervention Teams (JHIT) tienen sobre los eventos especiales (con gran afluencia de personas) a la protección de las infraestructuras críticas tales como: estaciones de tren, aeropuertos, edificios del gobierno y centros comerciales.

Y resaltando que “la combinación de las capacidades y los activos tecnológicos de las principales ciudades debería ser prioritaria dentro de la lista de resiliencia”.

Aprovechando el brillante artículo del capitán Baker, queremos reflexionar sobre dos parámetros comunes a las infraestructuras críticas que menciona: (1) el gran número de personas que habitualmente se encuentra en los mismos y (2) son objetivos claros de un ataque terrorista, y que condicionan el nivel de Resiliencia dentro de los entornos urbanos de grandes ciudades.

Contar con protocolos NBQ actualizados y con todas las unidades y equipos de emergencia intervienientes en un incidente NBQ correctamente entrenados son factores fundamentales sobre los que construir de forma proactiva la Resiliencia ante incidentes NBQ con agentes químicos, biológicos o radiológicos.

Los protocolos NBQ fijan como principal objetivo en la gestión de un incidente Hazmat la de mitigar los riesgos y salvar vidas.

En los casos de las infraestructuras críticas mencionadas en el artículo del capitán Baker, el gran número de personas que pueden verse afectadas por la contaminación de agentes químicos, biológicos o radiológicos, es el principal aspecto a considerar, tanto por el riesgo de la salud de los propios afectados como por la propagación de la contaminación que esos mismos afectados podrían generar de forma involuntaria.

En este punto, una precisa detección e identificación del agente causante de la contaminación es necesaria para determinar primero el tratamiento médico que los afectados deberán recibir para salvar sus vidas, y segundo el tipo de agente descontaminante que deberá utilizarse para proceder a una descontaminación efectiva de las personas afectas, que evite la propagación del agente contaminante.

@Ministerio de Defensa

La descontaminación de personas está basada en 3 pilares fundamentales:

Volviendo a la casuística de la gestión de un incidente NBQ en una infraestructura crítica como las mencionadas (estaciones de tren, aeropuertos, centros comerciales, etc), los equipos de emergencia pueden encontrarse con una gran variación en el número de personas afectadas, dependiendo de muchos factores: el día de la semana, la hora, el tipo de agente contaminante,..

En definitiva, los equipos de emergencia cuando acuden al escenario del incidente, no saben de antemano si van a encontrarse con unas pocas personas afectadas o con decenas o centenares de afectados. Este reto añadido para los equipos de emergencia NBQ, obliga a que sean necesarias soluciones modulares y configurables que permitan desplegar sobre el terreno las capacidades de descontaminación requeridas en cada intervención: sea necesaria la descontaminación de 4 o 5 personas, o la de más de 100 personas. Y sean las personas afectadas válidas para descontaminarse por ellas mismas, o necesiten asistencia (personas con discapacidad, heridos, etc)

Por ello los equipos de emergencia NBQ demandan equipos de descontaminación de máxima capacidad y duchas de descontaminación modulares y configurables, que permiten de una forma rápida configurar un puesto de descontaminación de emergencia que permita tratar a unas pocas personas contaminadas (sean heridas, discapacitadas o no necesiten asistencia). Hasta desplegar una estación de descontaminación masiva para descontaminar a varios centenares de personas afectadas.

Manteniendo siempre presente que desde el punto de vista de la Resiliencia el Objetivo nº1 en la gestión de un incidente NBQ es el de Mitigar Riesgos y Salvar Vidas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto
Top